Primer contacto con PS Vita

Primer contacto con PS Vita

Si ayer hablaba de algo tan certero como el hardware, hoy toca opinar un poco sobre estrategia y funcionamiento. Si imaginamos una discronía en la que el mercado siguiese los cánones de hace cinco años, Vita arrasaría. Ya dijimos que es un maquinón, capaz de ofrecer gráficos y posibilidades que ningún otro dispositivo portátil puede generar, pero tiene dos problemas de percepción : uno habitual de los productos Sony y el otro dado por la realidad.

Vita viene sin memoria interna para el usuario. Es una decisión que abarata el coste del producto pero pone en un brete al usuario que tiene que añadir el precio de una tarjeta de memoria a la compra básica. Nada nuevo: recuerden cuántas consolas de sobremesa venían con todos los cables y el segundo controlador de serie. No lo recuerden: no existen. Y, en teoría, podríamos decir que no hace falta una tarjeta extra: los juegos “de tienda”, presentados en unas tarjetas llamadas NVG (hasta aquí ningún problema con que sean propietarias), traen su propia memoria interna para guardar partidas y demás -un 5-10% del espacio-.  Pero queremos lo digital. El mundo actual de los smartphones y las tabletas es digital. Joder, hasta Steve Ballmer, en la presentación del CES de Las Vegas, dijo que Windows tendría su propia tienda online, que el negocio del software en caja está muerto. Si una empresa con el tamaño y las reacciones de un mastodonte dice eso, es que es verdad desde mucho antes de que lo declaren.

Sin embargo, tanto Sony como Nintendo están cogidas por los huevos por parte de las grandes cadenas de tiendas de videojuegos. PSP Go, que era una máquina encomiable y puramente digital y un poco cara, se comió un boicot encubierto de los vendedores, que sacan la pasta vendiendo juegos. GameStop, por ejemplo, se lleva más panoja con el mercado de segunda mano que con el de primera, no sé si se imaginan por qué la idea de una consola exclusivamente digital les puso de uñas. Así que tanto 3DS como Vita tienen que sacar juegos físicos, en tarjetas, con un coste de producción, otro de distribución, y la tajada de las tiendas: juegos a cuarenta pavos en tiempos de las apps a bajo precio (que las habrá, esperen un buen mercado de juegos siguiendo la senda de los Minis de PSP y los títulos de la store de PSN),. No pasa nada : desde Sony nos aseguraron ayer que los juegos en tienda estarán también en descarga desde el primer día. Aunque, “de momento”, a precios parecidos. Quédense con el “de momento”. Todo son sonrisas, pero en tres años veremos los cuchillos entre tiendas y fabricantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *